fbpx

Meditación para dejar de fumar

Esta meditación está dirigida a personas que quieren dejar de fumar pero todavía no se han decidido de manera firme a dejarlo.

El objetivo es ayudarte a gestionar mejor las sensaciones de ansiedad y a confiar en tu capacidad de autoregularte y calmarte por tus propios medios.

Te ayudará a avanzar en la decisión de dejar de fumar y a generar mayor confianza, motivación y optimismo.

¿Cómo utilizar esta meditación para dejar de fumar?

Recomiendo escuchar esta meditación si todavía no has dejado de fumar pero te estás preparando para el gran momento. En ese caso, la propuesta es la siguiente:

Intenta reducir a la mitad tu consumo de tabaco durante unos días. En ese tiempo, cada vez que las ganas de fumar aparezcan, ponte los auriculares y escucha esta meditación.

¡Verás cómo te ayuda!

¿La meditación puede ayudarme a dejar de fumar?

La meditación es un recurso cada vez más habitual que utilizamos los psicólogos para contribuir al cambio y al bienestar de nuestros pacientes.

Muchas personas se sorprenden, pues todavía abundan las creencias de que la meditación es algo místico y espiritual, alejado de la evidencia científica. Pero justamente la ciencia es la que demuestra que la meditación es una herramienta potentísima y tiene multitud de aplicaciones, tanto a nivel de salud física, como emocional y cognitiva.

La meditación para dejar de fumar no es algo mágico que cambiará nuestro cerebro. Tampoco nos hará olvidar el tabaco, ni eliminará por completo la ansiedad al dejar de fumar. Sin embargo, nos permitirá tomar más conciencia de nuestros pensamientos y sensaciones para así alejarnos de los automatismos e impulsos de la adicción y tomar las riendas de nuestra mente y nuestras acciones.

Meditaciones para dejar de fumar

En mi programa para dejar de fumar encontrarás 14 meditaciones diseñadas específicamente para ayudarte en tu objetivo de liberarte del tabaco.

La meditación como herramienta milenaria para el bienestar

meditar para dejar el tabaco

La meditación se lleva practicando desde hace miles de años en oriente.

Los sabios budistas sabían que la mente era el mayor instrumento del que disponía la humanidad para evolucionar y lograr sus objetivos.

Pero, a su vez, también eran conscientes de que la mente podía convertirse en su peor enemigo, pues una mente descontrolada siempre tiende al sufrimiento.

Mediante la meditación, lograron desarrollar habilidades que les permitían vivir con más serenidad, libres de apegos y de sufrimiento innecesario.

Esa sabiduría poco a poco fue calando en occidente, aunque el concepto cambió y pasó a llamarse “mindfulness”.

Un término mucho más moderno y occidentalizado, pero muy similar en su fondo y en su forma: 

Practicar técnicas introspectivas que nos ayuden a atender nuestro mundo interior y a poner consciencia a nuestras sensaciones, pensamientos y emociones para actuar de la manera más sabia y lúcida posible.

La meditación mindfulness no tiene nada que ver con la religión ni con la magia.

Es una práctica psicológica, como un ejercicio o un entrenamiento, que nos ayuda a llevar la atención hacia nosotros mismos.

Así logramos tomar conciencia de nuestros actos, pensamientos y emociones, y desde ahí, podemos dirigir nuestra vida en lugar de dejarnos llevar por la inercia de la adicción.

«Para que una meditación para dejar de fumar sea efectiva, debería estar diseñada por un/a profesional de la psicología que conozca bien las herramientas mindfulness y los procesos de deshabituación tabáquica»

Cómo te ayuda la meditación mindfulness a dejar de fumar

La meditación para dejar de fumar consiste, justamente, en enfocar la atención hacia el objetivo de dejar de fumar o hacia los aspectos relacionados con este proceso (sensaciones, emociones, pensamientos, actitudes…).

Podemos practicar meditaciones para dejar de fumar en las diferentes fases del proceso: desde la fase de contemplación (cuando empezamos a valorar la posibilidad de dejar de fumar), pasando por la fase de preparación (cuando ya estamos a pocas semanas de dejar de fumar) y, por supuesto, en las fases de abstinencia y de mantenimiento.

Las emociones, sensaciones y pensamientos que aparecen a lo largo del proceso van variando, y podemos ayudarnos a transitar cada etapa con meditaciones específicas.

Ejemplos de meditaciones para liberarse del tabaco

Podemos realizar, por ejemplo, meditaciones para dejar de fumar que nos ayuden a conectar con nuestro compromiso y con nuestra voluntad.

O bien, meditaciones que nos ayuden a soltar los pensamientos automáticos y las creencias limitantes.

Y, por supuesto, meditaciones para dejar de fumar que nos ayuden a generar sensaciones de confianza, de seguridad y de autoeficacia.

O que nos ayuden a sostener la ansiedad que aparece cuando estamos dejando de fumar y a practicar la aceptación de esas emociones y pensamientos.

También podemos realizar meditaciones para dejar de fumar que nos ayuden a ser compasivos y bondadosos con nosotros mismos y a enfocarnos en nuestro bienestar. Así seremos más capaces de cuidarnos y protegernos en situaciones de riesgo de recaída.

En resumen…

La meditación es un recurso complementario muy valioso para el proceso de dejar de fumar. Te permite poner en práctica habilidades psicológicas fundamentales para superar la adicción al tabaco, y te ayuda a vivir el proceso con más serenidad.

La meditación aplicada al proceso de dejar de fumar reduce la carga mental, ya que nos enseña a soltar pensamientos que no nos ayudan, a aceptar lo que estamos sintiendo y a darle espacio sin resistencia. Y eso reduce de manera considerable el sufrimiento.

Sobre la autora

Irene S. Ventura, licenciada en psicología, experta en deshabituación tabáquica y experta en mindfulness e inteligencia emocional.

Creadora de la web voyadejardefumar.com, donde reúne sus recursos para dejar de fumar basados en mindfulness y terapia cognitivo-conductual.

Sobre el programa para dejar de fumar

El programa para dejar de fumar es un acompañamiento online de 8 semanas a través del cual iremos abordando todos los aspectos relacionados con el abandono del tabaco: los pensamientos, las conductas, las emociones y las actitudes, para lograr una transformación genuina y duradera.